sábado, 5 de abril de 2014

Labios rojos

Relucen las baldosas del árido camino
a cada paso de tus tacones rojos
bañando de sed todas las bocas
llenando de suspiros mis labios.

A lo lejos solo te veo a ti,
a tus labios rojos también,
como mis fantasías,
y al negro del cuero
que refugia a tu piel desnuda.

El paraíso, bajo un manto oscuro
donde las estrellas juegan y bailan
al ritmo de querernos,
al ritmo de los latidos de mi corazón
al verte venir desde lejos.

Y saborear cada uno de esos pasos
en cada uno de mis tragos.
Tus labios rojos marcados
en el fondo de mi copa vacía.
El sabor de tocarte una última vez.

Bebiendo, como si bebiera de tus besos.
Con el vello erizado, como si sintiese
tu tacto sobre mi nuca.
Viendo tus ojos
cuando cierro los míos.

Y a cada segundo que pasa
noto más fuerte tu abrazo,
noto tu respiración tranquila
olvidando el mundo entre tu pelo.

El último trago, susurrado al oído
como ese "te quiero" que te diré
solo una vez más...
Pero siempre acabo pidiendo otra copa,
siempre quiero volverte a sentir.

Pues eres la cura para mis tragos.
Eres cada una de las promesas
que van cogidas de la mano.
Eres la pasión que me invade.

Vuelves a mí, y las baldosas del camino
se me escapan de los dedos
como si fuera tu piel de fina seda,
y desnuda me sometieras
a la lujuria y a la locura.


1 comentario :

  1. Uffffff.......cómo me gusta.....preciosa....cariño....

    ResponderEliminar