miércoles, 12 de junio de 2013

Adiós

Esta mañana ha caído el último pétalo
de la rosa más roja que le regalé,
y con él,
se ha caído el mundo.

Las nubes dejan caer una lágrima,
y el viento que las acompaña,
ha dejado de soplar,
pues no sólo se ha llevado el aire,
se la ha llevado a ella
y me ha dejado a su merced.

Cierro los ojos y la veo
con los suyos diciéndome adiós,
un adiós del brillante color miel de su mirar,
y marchándose,
ondeando por mi cabeza
el vuelo de su falda.

En aquella cama
que nos vio sonrojarnos
pasajeros del vuelo sin ropa,
me he quedado contemplando
cómo se cae mi mundo,
cómo caen sus azabaches rizos.

Muriendo sin ella,
mataría por ella.

Era tan suya, y yo tan mío,
que éramos perfectamente
yo tan suyo
y ella tan mía.

Abatido queda el corazón,
que para roto,
el descoser de los “te quieros”
que con un solo beso
plasmaba en mi piel.

Y ahora sin embargo,
le enseña al mundo esa sonrisa,
la misma que se puso
el primer día que la vi,
y que ahora es una daga,
clavada lentamente
en mi corazón.

Me abandono entre las sábanas,
salpicadas por la pérdida de mis ojos,
que no volverán a contemplarla abiertos,
sino cerrados.

Imaginación,
tráemela de vuelta,
Luna de mis caminos,
devuélvele la vida a este corazón,
que de tanto doblarse
empieza a partirse,
y estalla en llamas con sólo oír su nombre.

Soñando que ha sido un mal sueño,
y que al despertar me besará
y nos sumaremos debajo de las sábanas,
alegrando a las nubes para que retruenen con ganas
y mojarnos juntos como solíamos.

Soñando que ha sido un mal sueño,
y que habrá rechazado
los impotentes versos
que le escriben necios poetas
que son sólo fachada,
muertos por dentro.

Esta mañana han caído las últimas gotas,
y con ellas,
han dejado de llorar las nubes,
para guardar luto en silencio.

Una eternidad de silencio
por un amor paradisíaco
con fecha de caducidad.

Silencio que rompe el viento,
pues con sus últimas brisas
se la ha llevado a ella también,
dejándome a su merced…

…Y con sus nuevas brisas
asoma el viento por mi ventana
susurrando su nombre,
pero lo que no sabe
es que jamás me olvidaré de ella.


1 comentario :

  1. Que manera de escribir. Es impresionante.

    Poesías tan llenas de sentimiento, que no dejan a quien las lee indiferente.

    ResponderEliminar