sábado, 4 de mayo de 2013

Rojo sangre

Rojo sangre
es el dibujo en mi corazón,
de tus ganas empotradas contra mí,
del sello que deja tu carmín,
en mis acelerados palpitares,
el veneno de recordarte.

Se destiñen los versos
todas las noches, malgastados,
versos que manan de tus agujeros,
versos que se convierten en labios,
ardiente beso bermellón.

Aire.
Tierno y delicado,
suave como el terciopelo
de tu piel desnuda,
a merced de mis manos de lija,
con las que tallo tu figura
todas las noches que tu recuerdo
se torna granate en mis locuras.
Malos pensamientos.

No.

Musa de mil fantasías,
la mayoría por cumplir,
huérfanas de deseos
que las hagan realidad,
tan hermosa como la blanca nieve,
que en tu cuerpo se vuelve escarlata.

Reina de los sentimientos más profundos,
del amor y el odio en el olvido,
del fuego en cada contacto con tu piel,
a quien le regalo una sonrisa
en un trago de ti, del color del vino,
cuando el mundo entierra vivo su corazón,
y en un abrazo resucita.

Duerme tranquila, segura,
mientras mis dedos sigan hechizados
presos de ti, de tu boca,
esclavos de tu negro pelo,
que junto con el rojo de tus deseos
advierten del veneno de tus besos.

Dulce veneno que me corrompe
y acaba con mis entrañas
con el paso de los años…
Cuyo antídoto es más de ese veneno.



4 comentarios :

  1. Precioso el rojo.....precioso....!!!!

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema, sin palabras. Espero leerte pronto de nuevo.

    http://www.azucarycenizas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero seguir escribiendo pronto. Muchas gracias.

      Eliminar