lunes, 13 de mayo de 2013

Cada vez menos


Hoy, te veo.
Hoy, te escribo.

Hoy,
nuestros mundos se cruzan,
una vez más,
¿la última?

Y aquí estamos los dos.
Tú, fresca y renovada.
Yo, más viejo por minutos.

En el mismo rincón
que nos vio crecer,
ruborizado al vernos
al anochecer, desnudos,
regalándonos intimidades,
entre los gemidos de la luna llena.

Cada noche,
las estrellas me susurraban al oído,
mil formas de enamorar tu nombre,
para así,
grabarlo a fuego en mi corazón,
grabarlo con tu fuego.
Tu llama que me consumió como la cera.
Tus besos que me alejaron de mí.

Saber el momento exacto
en el que abrazarte,
para hacerte olvidar
aquella realidad que te tortura,
tranquilizada por el latir de mi corazón,
embriagado por tu olor.

Aquí sigo yo,
como tantos otros
que han perdido su camino recto.

Como los que desperdician sus vidas
intentando enamorar a cada amapola,
entre restos de tinta y de papel.

Como muchos de esos,
que ya son cada vez menos.

Como todos esos
que no le llegan a la suela del zapato
a ningún poeta.

Sigo siendo el mismo.
Más viejo,
más oxidado.

Arraigado en aquel lugar
de mi imaginación,
ruinas de miles de Octubres,
donde el otoño es eterno,
y el sol no se pone y me pone.

Y ahí te ves,
eclipsando las bellezas naturales
que dicen que un dios una vez creó,
llena de vida a cada segundo.

El sol, bañando tu dorada piel,
y la luna acompañando tus sueños,
tal y como le supliqué,
pues es tu ángel de la guarda,
velando por tus noches de alegría y pasión.

Cada sueño me revela una verdad,
y cada verdad es una cicatriz más.

Verdades que sólo necesito escribir,
verdades que el mundo no necesita oír,
pues el mundo ya no necesita poetas,
pero… ¿y tú?


2 comentarios :

  1. Declaro este poema como uno de mis favoritos. Cada vez que lo vuelvo a leer me engancha y enamora más. Es sencillamente increíble y perfecto, no hay más ;)

    ResponderEliminar
  2. El mundo SI necesita poetas y sobre todo como tu. ;-)

    ResponderEliminar