lunes, 28 de enero de 2013

Liberación


No te levantes.
disfruta del momento.

Tú, en tu cama tumbada.
Yo, contemplando
cómo la luz del sol
atraviesa las cortinas
y baña tu cuerpo desnudo.

Tú, sonriéndome.
Yo, acariciándote,
besando cada rincón de tu piel,
escribiéndote con mi lengua
los versos más bonitos jamás imaginados.

Cierra los ojos y vuela.
¡Vuela!

Vuela lo más alto que puedas,
pues yo te sujeto por si caes.
Abraza la sensación
de placer y libertad.
No importa nada más.

Y de fondo, la música,
un acorde suave que tocamos juntos
en la guitarra que es tu cuerpo.

Y cuando abras los ojos,
ahí me tendrás,
dibujándote sonrisas,
y haciéndote sentir lo que nadie ha conseguido,
hacerte sentir libre
en el éxtasis de tu propio corazón.

Libertad.
Sólo con un beso.

Sumarnos en un mundo nuevo,
dentro de ti,
arropados por el calor cariñoso
de las sábanas y de nuestros brazos,
con tu cintura como destino
y tus labios como punto de partida.



2 comentarios :

  1. Preciosa donde las haya.....!!!! Qué maravilla....!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me parece genial, es un poema precioso!

    ResponderEliminar