jueves, 17 de mayo de 2012

Sin nombre (un alma verdadera)


Sin aire propio,
vuela sonora
una identidad,
un ser,
un aire alojado en lo ciego de sus pechos.
Respira su aire,
parásito,
promiscuo,
lejano de lo que ocurre alrededor.
Los gemidos de una noche sin piedad,
pellizcando sentimientos,
sometidos a la presión
del "ya no quiero",
"pero aún puedo",
para esconderse en la vieja trampilla
de mi alma rota,
de su corazón inamovible,
de su espíritu inquebrantable.
Mientras,
se aleja de sus atarduras,
salvaje, libre y férrera,
pero necesitada
de los besos que la acunen,
de las nanas prohibidas,
un alma verdadera
por siempre recordada.


1 comentario :